viernes, 30 de noviembre de 2012

Vivir el futuro en el presente

    ¡Qué fácil y qué difícil!

¡Vivir el presente!
    Siempre se habla de vivir en el presente pero a mí me parece muy complicado pues por h o por b, siempre se esta recordando el pasado o planificando el futuro.
Dos momentos inexistentes pero siempre presentes. ¡Qué paradoja! Digo inexistentes porque es así, siempre estamos en el presente, nos guste o no.

    Debemos de pensar en el presente para que el futuro sea mejor y eso es lo que ocurre con el cuidado de nuestra piel.
 
 
   Cuando somos jóvenes no pensamos que vayamos a envejecer y no nos damos cuenta de que si no preparamos nuestra piel para el futuro, cuando llegue el momento será más complicado.
   Sobre todo ocurre con el tema de la limpieza del rostro; por mi experiencia, he comprobado que es la clave para obtener una piel luminosa. O con la preparación de la piel para recibir al sol del verano.

   Ahora que llega la Navidad, cargada de excesos, podemos preparar nuestra piel con este sencillo tratamiento:

    El tratamiento tiene tres momentos importantes dentro del protocolo de aplicación:
  • El primero es un  peeling de azúcar con aceite de oliva trabajando con las yemas de los dedos
  • El segundo, la aplicación de un serum concentrado, que nutre el tejido
  • Y el tercero la realización de un masaje reafirmante y remodelante


   Desde aquí os animo a intentarlo. ¡Merece la pena! ¡Buen fin de semana!