domingo, 27 de abril de 2014

Nutricosmetica casera: La avena

   Hoy día están de moda los nutricosméticos. Unos productos similares a los complementos nutricionales pero con el objetivo de mejorar la belleza desde el interior. Contienen vitaminas, minerales, oligoelementos que mejoran nuestra piel, cabello y uñas. 
Suelen venir en comprimidos y se recomienda acudir al médico antes de iniciar el tratamiento. Normalmente se toma 1 o 2 comprimidos al día durante, al menos, dos o tres meses.
   En este post, os presento un nutricosmético natural, la AVENA.  Según dicen, la avena es uno de los alimentos más saludables que nos ha dado la tierra. Dicen de ella que si la tomas a diario tu piel estará más sana y bella y tu cabello lucirá fuerte y brillante por su contenido en vitaminas del grupo B, 7 de los nueve aminoácidos esenciales para la vida, hidratos de carbono de absorción lenta (libera energía durante horas) y minerales (destacamos la presencia de sílice). Es un regulador metabólico, depurando los desechos y cubriendo las carencias. Además, también disminuye el colesterol aumentando el colesterol bueno, la avena es como una escobilla arterial.
   Por todos estos motivos, os traigo una receta que puede tomarse como desayuno, merienda o cena.
 
Ingredientes:
  • 3 cucharadas de copos de avena 
  • 250 ml de leche desnatada
  • 1 cucharada de miel
  • 1 puñado de uvas pasas
  • medio platano
  • media manzana en trozos o rallada
  • 1 puñado de nueces o cualquier otro fruto seco
Elaboración:

  • Ponemos la leche con los copos de avena en un cazo pequeño y lo ponemos a fuego lento, cuando empiece a hervir lo dejamos 5 minutos. Si los dejáis reposar con el fuego apagado durante un rato, quedan más esponjosos 
  • Los ponemos en un bol o tazón y le añadimos la miel junto con el plátano, la manzana, las pasas y las nueces.
 Se puede tomar caliente, aunque también lo podéis poner en la nevera y tomarlo frío.  
¡¡Riquiiisimo y saniiisimo!!

miércoles, 23 de abril de 2014

Sin duda, mereció la pena



   Hoy 23 de Abril, Día Internacional del Libro y dos años después de haber publicado La dulzura de la belleza quiero recordar como fue el proceso y el motivo de hacerlo.
   Dicen que escribir un libro es como tener un hijo con la diferencia de que la gestación puede ser aún más larga. En mi caso, creo que fue bastante más dura. Al principio, una duda si debe hacerlo y más cuando es novata. Cree no estar a la altura pero, gracias a los ánimos de familiares y amigos, la idea poco a poco se desarrolla hasta llegar a crear algo que merece la pena. 
   Al igual que en el embarazo, lo peor es dar a luz y más cuando uno no tiene el respaldo de una editorial. Surgen las eternas esperas (edición, impresión, burocracia ...), las rotundas negativas de las empresas del sector y los miedos al fracaso y al ridículo pero, al final, cuando por fin lo tienes en tus manos y consigues presentarlo en sociedad, me imagino que la sensación sea semejante a la de una madre cuando tiene a su hijo en brazos, ¡UNA GOZADA! 
Presentación del libro en la Feria de Valladolid

   En un principio, pretendí mostrar la relación la cosmética y la repostería a través de unos sencillos y deliciosos postres y naturales y eficaces tratamientos de belleza hechos con la misma fruta acompañados de curiosas historias. Más tarde, me dí cuenta que debía empezar el libro desvelando la verdad sobre la cosmética con el objetivo de que la gente no se sintiera engañada por un negocio que vende miles de millones de euros al año.
Famosa frase de Charles Revson
  Ya lo dijo Charles Revson, fundador de la empresa Revlon y, precisamente eso, es lo que pretendo evitar. Evitar que uno compre esperanzas pues la belleza no solo depende de un tarro de crema sino de muchas otras cosas (hábitos de vida, genética, dieta,..). Evitar que la gente caiga en la trampa de la publicidad. Evitar sentirse analfabeto al leer las etiquetas de los cosméticos. Y por último, evitar que la gente crea que la cosmética es una estafa.
    Porque lo mismo que digo que los milagros en cosmética no existen también digo que es necesaria porque su uso es tan imprescindible si queremos conseguir un aspecto más agradable. A mis alumnos siempre les digo que un cosmético es para la piel lo que el betún para el zapato. Con su uso no vamos a conseguir un zapato nuevo como recién salido de la tienda pero si un zapato con un aspecto mejor durante más tiempo.
   Y lo mismo que hay que conocer el uso correcto del betún, es necesario conocer los entresijos del uso de los cosméticos, el cómo, cuándo, dónde, en qué cantidad y para ello escribí este manual para todas aquellas personas que sin ser profesionales quieran afrontar la realidad. ¿Y cuál es la realidad? Sin esfuerzo no hay recompensa. Pero, ¡os puedo asegurar que merece la pena!
   Para terminar, me gustaría dar las gracias a todos aquellos que me han acompañado en esta andadura, familiares, amigos, librerías y seguidores del blog y del facebook porque ésto sin vuestra ayuda no hubiera sido posible. ¡¡GRACIAS!!

martes, 15 de abril de 2014

Reflexiones: Convencer para vencer

         A la hora de preparar unas oposiciones, lo más importante es la actitud con la que uno lo afronta estando convencido de lo que tiene que hacer. Antes de explicar cuál esa actitud que hay que adoptar, conviene aclarar dos puntos:

- La mayoría de los opositores tienen en contra, el poco tiempo para prepararlo, ya sea porque trabajan y la falta de esperanza de conseguirlo ya que, en general, hay mucha competencia y muy poca información y orientación, sobre todo en determinadas especialidades. Esto no debería ser un impedimento si uno sabe organizarse y busca la ayuda correcta.

         - Antes de empezar a preparar unas oposiciones hay que tener claro el objetivo a conseguir. En el caso de haber pocas plazas que suele ser lo más frecuente, el opositor no debería marcarse el objetivo de ganar una plaza, sino de obtener la mejor nota posible. De esta forma, conseguirá  experiencia, un buen puesto en la lista de interinos y perderá el miedo escénico.

Una vez aclarado esto, debemos explicar la actitud con la que hay enfrentarse a unas oposiciones. Unas oposiciones son lo mismo que una carrera de fondo. Algo similar a lo que ocurrió en la increíble odisea que vivió el expedicionario británico Ernest Shackleton.  
Este hombre tenía la meta de ser el primero en atravesar la Antártida de lado a lado. Con este propósito partió en 1914 en un barco que bautizó Endurance pues el lema de su familia era “By endurance, we conquer”. En castellano podríamos decir: Con coraje y con esfuerzo, venceremos.
La diferencia sutil pero importante es que el término endurance en inglés tiene connotaciones que en español asociamos a dos palabras: resistencia y determinación.

By Endurance, we conquer
        ¿Por qué hago referencia a esta aventura? Porque gracias al coraje de Ernest Shackleton toda su tripulación se salvó tras pasar 10 meses atrapados en el hielo. Y esta actitud es la que hay que tener:
 
- “Determinación” a la hora de decidir presentarse pues ya solo el papeleo que implica la solicitud,  echaría para atrás a cualquiera.
 
- “Resistencia” a lo largo de todo el proceso de preparación. Al principio uno tiene muchos ánimos pero, a medida que pasa el tiempo, las fuerzas van decayendo y los obstáculos parecen ser semejantes a los glaciares que Shackleton encontró en su camino.
 
Por todo esto yo recomiendo tomárselo con mucha calma y no obsesionarse. Es decir, si apruebo, bien, si saco, la plaza genial pero el hecho de llegar hasta ahí no puede suponer que vaya la vida en ello. Seguramente mucha gente piense “claro, qué fácil es decirlo cuando ya se ha aprobado” pero os puedo asegurar que es una de las claves del éxito pues, de lo contrario, con el stress y la ansiedad lo único que se consigue es sufrir y perder el tiempo. 
Otro aspecto importante es que uno esté convencido de lo que hace para poder vencer. La palabra “convencer” viene del verbo vincere que significa vencer. ¿Qué quiero decir con esto? El opositor no sólo tiene que demostrar que sabe los contenidos del temario sino que además debe estar convencido de lo que dice para poder convencer al tribunal de que es la persona adecuada para ser un profesional de la docencia.
 
Y la clave de todo esto la encontramos en la capacidad de transmitir del opositor. Muchas personas creen estar bien preparados porque se saben prácticamente todos los temas y no se dan cuenta que, tanto en la parte escrita como en la oral, es fundamental saber trasmitir esos conocimientos y no soltarlos como un papagayo porque se supone que, en el futuro tu alumnado tiene que entender lo que le estás contando.
 
Entonces, a partir de ahora, todo lo que escribas y todo lo que expongas, hazlo con ayuda de las tres C: Claridad, Coherencia y Contundencia.
C-C-C

         Para terminar, es fundamental mentalizarse de que el proceso va a ser largo y tedioso por lo que habrá que prepararse tanto física como mentalmente. Esto implica organizarse bien para que nos de tiempo a estudiar, comer (dieta sana y equilibrada), dormir (mínimo 7 horas), hacer media hora de ejercicio y, algo esencial, dedicar un tiempo a hacer algo que realmente nos guste, ósea a relajarnos.
Pensad que el día tiene 24 horas, una opción podría ser 7 para dormir, 10 para trabajar y hacer las cosas de casa, 2 para comer, 1 para hacer ejercicio y relajarnos y 4 para estudiar.
 
Esto es un pequeño resumen de mi modo de ver y enfrentar las oposiciones. Supongo que haya gente que opine que no tiene sentido pero si esto le sirve a alguien, con eso me conformaré.
 ¡Ánimo y a por ello!

 

domingo, 6 de abril de 2014

Belleza: Tratamiento hidratante con limón para pies secos

    
   Como toda la piel de nuestro cuerpo, la de los pies también corre el riesgo de deshidratarse. A medida que pasan los años, el número de glándulas sudoríparas se reduce y eso provoca que nuestra piel pueda estar menos lubricada, incluso puede llegar a la descamación y a la aparición de grietas y callos en los pies, al engrosarse la piel. 
   De todos modos, es conveniente que el diagnóstico lo realice un profesional de la podología, ya que puede ser indicio de otro tipo de enfermedades. 
    Ahora que llega el buen tiempo y empezaremos a usar sandalias, deberíamos dedicar un tiempo a esa parte del cuerpo tan olvidada durante el invierno.

   El limón es un ingrediente básico tanto de la cocina como de la estética. En concreto, es un ingrediente básico de los tratamientos efectivos para la piel seca. 
Rico en nutrientes, destacando la vitamina C, antioxidante y el ácido cítrico, hidratante y exfoliante, por lo que el limón se utiliza para suavizar la piel y eliminar la piel muerta, escamosa y seca. 
   Hoy os traigo una sencilla receta para los pies secos, de cara al verano para poder lucir unos pies bonitos con las sandalias.
   

   Mezcla una taza de jugo de limón, dos cucharadas de aceite de oliva y media taza de leche con suficiente agua tibia como para llenar un cuenco para los pies. 

   Siéntate en una silla y sumerge tus pies en este baño durante por lo menos quince minutos y luego enjuaga tus pies con agua tibia. 
  

 Para obtener un buen resultado deberías usarlo una vez a la semana durante varias semanas. Si lo haces, tus pies se volveran suaves y tersos.