viernes, 6 de marzo de 2015

Pastel crujiente de chocolate y nueces

   Hoy os traigo una receta un tanto especial para los chocolateadictos como yo. Para mí, me es complicado encontrar un brownie que me guste pues la mayoría me resultan demasiado compactos. Sin embargo, este pastel es crujiente por fuera y blandito por dentro. ¡Una delicia!

Dificultad: Baja

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 300 gr de mantequilla
  • 350 gr de azúcar
  • 150 gr de harina
  • 100 gr de nueces
  • 400 gr de chocolate (al gusto, yo uso chocolate Nestle para postres)
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1 pizca de sal 

Elaboración:


- Derrite el chocolate (al baño maría) junto con la mantequilla derretida previamente.

- Añadimos el azúcar y deja templar.

- Una vez templado, añade el resto de ingredientes, los huevos, la esencia de vainilla, la harina tamizada, la sal y las nueces y mezcla.
 
- Echa la mezcla sobre un molde desmoldable untado en margarina.
 
- Mete al horno, previamente precalentado, 30 minutos a 180 º y 10 minutos a 220 º. Comprobar con una aguja.
 
 
  
   Como ves bien fácil y exageradamente bueno. ¡Prueba y repetirás! Yo ya lo hice, no digas que no te avisé.
 

domingo, 15 de febrero de 2015

Cuidados para después del parto

   Uno de los firmes propósitos después del parto debería ser el de recuperar la figura. En este post, dedicado a mi querida prima Sara, te dejo algunas recomendaciones para que lo logres rápidamente.
   Vamos a ello:

1. Si te has quedado con unos kilos de más después del embarazo, es necesario seguir una alimentación sana que comprenda cinco comidas al día.
Empieza por un desayuno abundante (cereales, lácteos y proteínas). La comida debe estar compuesta por primer plato de verdura y un segundo plato de carne o pescado o un buen plato de pasta, legumbres o arroz
 Por la noche, la cena tiene que contener proteina acompañada de una ensalada a ser posible verde. No te olvides de tomar una fruta y un lacteo o frutos secos a media mañana y en la merienda.

2. La dieta debe ir acompañada de ejercicio. Por supuesto, hay que esperar a recuperarse del parto (6 a 8 semanas, la famosa cuarentena) para empezar de manera suave y gradual. Podemos comenzar con ligeras caminatas y ejercicios de estiramientos en casa. Después podemos seguir con ejercicios para el suelo pélvico (kegel), para la zona de la cadera y los gluteos (caminatas y bicicleta) y para el pecho (junto con hidratación y sujección ejercicios específicos para reafirmar).

3. Un problema después del parto es la flacidez en la piel. Hay mujeres que no engordan mucho durante el embarazo, pero les aparece mucha flacidez o falta de tono muscular, en abdomen y zona lumbar, acompañada de falta de elasticidad en la piel.
Para solucionarlo, es recomendable tonificar los músculos mediante repeticiones de varios ejercicios en casa (intentar mantener durante el día el abdomen y los glúteos contraídos da muy buen resultado) y aplicarse una crema reafirmante de cuerpo ¡¡dos veces al día!!. No te olvides de controlar también la celulitis.

4. La piel del pecho sufre mucho durante el embarazo y la lactancia. En cuanto dejes de dar el pecho (no antes), dedica todos los días unos minutos a aplicarte productos reafirmantes de senos.
Además, es recomendable hacer dos o tres ejercicios al día para fortalecer los músculos pectorales. Aunque te parezca una labor imposible, si eres constante conseguirás que mejoren mucho.
5. Una piel radiante contribuye a mantener alta tu autoestima. Tras el parto, cuida tu rostro para que se vea una cara bonita, uniforme y radiante.
Es importante mantener la piel limpia. Utiliza productos limpiadores específicos para tu tipo de piel dos veces al día, aunque no te hayas maquillado, e hidrata tu piel en profundidad. No olvides aplicarte a diario tu crema de día y de noche.

6. El cabello "sufre" mucho durante el embarazo. Tras el parto y durante la gestación deberás cuidarlo. Ten en cuenta que puede aparecer una caida del cabello por los cambios hormonales sufridos y pérdida de hierro, magnesio, fósforo o calcio. Afecta a 1 de cada 2 mujeres y tiene una duración entre 6 y 9 meses.
   Cuida tu salud, tu alimentación (rica en hierro, magnesio, cinz, vitaminas A, B C), tu estado emocional (relájate) y tu cabello. Mantenlo limpio, brillante, no abuses de secador y planchas y aplícate mascarillas de hidratación una vez por semana.

   Seguramente al terminar de leer este post, puedes pensar ¡Ay Dios la que me espera! ¡Tranquilaaa! nada más lejos de mi intención que asustarte. Simplemente, es una orientación para saber que hacer si te ocurre. 
Eso sí, tengo que ser sincera contigo, obtendrás buenos resultados si eres constante y trabajas los cuatro pilares en los que se basa tu belleza: la dieta, el ejercicio, los buenos hábitos de vida y la cosmética.

sábado, 14 de febrero de 2015

El amor y la piel

     Ahora que estamos en San Valentín, he pensado en hablar de algo que creo que alguna vez todo el mundo ha experimentado porque uno puede sentir amor no sólo hacia una pareja sino por cualquier persona, familiar, amigo e incluso mascota. Esa sensación tan agradable tiene muchos efectos beneficiosos sobre la salud pero hoy voy a contaros la influencia tan positiva que tiene el amor sobre nuestra piel
  
    Básicamente, se puede decir ejerce un efecto rejuvenecedor. La piel se vuelve más luminosa, resplandeciente, tersa, en definitiva, más bonita. Pero, ¿por qué?.
     El hecho de estar enamorado hace que nuestro cuerpo genere ciertas sustancias químicas y se activen ciertas zonas de nuestro cerebro que nos ayudan a sentirnos mejor, no sólo físicamente sino también psicológicamente pudiendo llegar a mejorar  nuestra calidad de vida.
    El tener una buena vida amorosa favorece el buen estado de salud mental, mejora el sistema inmunitario, protege a nuestro corazón y sube nuestra autoestima y eso, desde luego, se refleja en nuestro rostro, luce de una manera distinta.
   Para la gran mayoría, hacer el amor es un acto placentero para disfrutar con nuestra pareja, pero ¿sabías que hacer el amor contribuye a mejorar muchos aspectos de nuestra piel?.

    Al hacer el amor se producen ciertas hormonas (oxitocina) que dan lugar a una serie de efectos sobre la piel como son:
1- Tonifica la mayoría de los músculos, al igual que los fortalece. Según expertos equivale a una rutina de ejercicio.
2- Previene la celulitis que tanto nos fastidia a las mujeres ya que como he dicho anteriormente se trabajan los músculos.
3- Es un excelente quema grasa y lo mejor de todo, natural. Se dice que se  queman alrededor de 500 calorías.

4- Mejora la circulación sanguínea, lo que produce la llegada de un mayor número de nutrientes a nuestras celulas y la mejora de la eliminación de desechos.
5- Por la liberación de estrógenos en las mujeres, produce brillo y suavidad en la piel y cabello.
 ¿Qué más se puede pedir? Sentimos, disfrutamos y, encima, mejoramos la piel.

  Como se decia en los años 60, "Haz el amor y no la guerra"

domingo, 1 de febrero de 2015

Bizcocho de leche condensada

   Hoy os traigo un bizcocho que voy a dedicar, en especial,  a todos los "seguidores argentinos" de este blog  ya que en vez de contener sólo azúcar, lleva una mezcla de azúcar con leche condensada, una variante del dulce de leche, salvando las distancias.
   Es una receta que encontré en Cocina facilísimo y al ver que era muy sencillo de realizar, me animé a probar. ¿No diréis que no tiene buena pinta?
Recién desmoldado
Aquí os dejo los ingredientes y su elaboración.
Ingredientes:
  • 4 huevos
  • 250 gr de harina
  • 100 gr de azúcar
  • 100 gr de leche condensada
  • 8 gr de azúcar vainillado
  • 50 ml de leche
  • 50 ml de aceite
Dificultad: Baja

Elaboración:

Recién horneado
- Separar las yemas de las claras.
- Batir con las varillas las yemas, la leche, el aceite y la leche condensada.
- Tamizar la harina con la levadura y lo añadimos al batido anterior. Continuamos batiendo.
- Montamos las claras con el azúcar, el azúcar vainillado y una pizca de sal para que suban mejor.
- Añadimos las claras montadas a la mezcla anterior con movimientos envolventes con ayuda de una cuchara hasta que quede todo integrado.
- Precalentar el horno.
- Verter la mezcla en un molde engrasado. Colocar dentro del horno a una altura media a una temperatura de 150 º durante 40 minutos.
 
Una muestra del corte

   Como podéis ver queda muy esponjoso. Es un bizcocho ideal para los más golosos pues la leche condensada le da un toque diferente a cuando se utiliza sólo azúcar.
Desde aquí os animo a probarlo porque es sencillo y queda delicioso.
¡Ya me contaréis cómo os queda!